HI Raid Sport | Equipo
388
page-template-default,page,page-id-388,ajax_updown_fade,page_not_loaded,qode-page-loading-effect-enabled,,qode_grid_1200,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Equipo

El equipo

Piloto

Bernd Hoffmann

 

Coches, motocicletas, etc. Cualquier cosa que se desplace sobre ruedas ha despertado una gran fascinación para mí. Ya desde mi infancia sentía una gran atracción por el mundo del motor.

 

En la década de los 80, a menudo asistía a carreras del Campeonato Alemán de Rally, que regularmente pasaba por mi ciudad natal. En aquella época sentía profunda admiración por el piloto alemán Walter Röhrl, doble campeón del mundo de rallies en 1980 y 1982.

 

En aquellos años ya me hubiera gustado ponerme al volante de un coche de competición, pero carecía de los recursos necesarios. Una vez conseguidos dichos recursos, con los años, carecía del tiempo necesario. Cuando por fin conseguí aunar recursos y tiempo pensé que era demasiado viejo para las carreras. Desafortunadamente, mucho tiempo perdido. Eso sí, mejor tarde que nunca.

 

En 2017, entré en la serie española de Cross Country Rally con un Polaris RZR Turbo. Un año despúes, ya entrados en 2018 decidí decantarme por un Can-Am X3, vehículo con el que competimos actualmente.

Copiloto

Antonio Moya

 

Desde que iba en mi primera bici, recuerdo la fascinación por ir buscando mis límites y la velocidad. Con diez años subí por primera vez a un kart, y ahí fue cuando algo de ese conjunto de acero y ruedas despertó mi ambición por las competiciones del motor.

 

Pero no fue hasta el año 2008 cuando vi por primera vez una prueba de rallyes. Ese día empezó todo.
Pasaron varios años siguiendo diversos campeonatos y siendo siempre fiel voluntario de mi club ayudando en la organización de pruebas y aprendiendo siempre todo lo que pude de este mundo, hasta que un día, como si de un sueño se tratase, allí estaba enfundándome el mono para correr mi primera prueba.

 

He pasado por el asiento derecho y por el izquierdo, por asfalto y por tierra, pero sin duda el Rally Raid y el mundo del copilotaje y la navegación tienen algo que hace aún más especial esta modalidad. Cada carrera se presenta como un nuevo reto, con dificultades que tendrás que superar y de las que casi nunca puedes predecir mucho, competición y aprendizaje constante en un terreno que a menudo te guarda alguna sorpresa.

 

Sin lugar a dudas, la culminación del trabajo de cualquier copiloto de rallyes es terminar con éxito la prueba más dura del mundo, el Rally Dakar.

 

Y esta será mi próxima meta.

Copiloto

Juan Carlos Carignani

 

Juan Carlos Carignani ha atravesado momentos dramáticos en el Dakar, pero el piloto de 48 años, nacido en Argentina y que ahora vende helados en Alemania, no podía perderse la edición de 2018, que finalizará a tiro de piedra de su ciudad natal, La Cumbre.

 

Será una quinta participación en el Dakar para uno de los personajes más coloridos del rallye, que comenzó la carrera cuádruple en Córdoba a mediados de la década de 1990. Después de pasar un tiempo en Alemania, Italia y España, se estableció en Alemania a principios de la década de 2000 antes de convertirse en el primer corredor del país en participar en el Dakar en 2013.

 

Un accidente importante en 2014 resultó en una fractura en la nariz y dos operaciones. mientras que su hora más oscura en el Dakar llegó en la segunda etapa en 2015. Atrapado en el fesh-fesh en el calor abrasador entre Córdoba y San Juan, Carignani terminó varado en el desierto, sufriendo de deshidratación.

 

Temiendo por su supervivencia, incluso grabó un mensaje de despedida para sus seres queridos en su teléfono antes de que un helicóptero llegara a la escena con agua. Increíblemente, pasó a disfrutar su mejor resultado ese año, un sensacional 13 ° lugar, llegando incluso al cuarto puesto en la etapa final.

 

Con su icónico casco mohawk rojo, Carignani es famoso por ayudar a otros competidores necesitados. Otro choque en 2016 le impidió participar en el Dakar el año pasado, pero un riguroso régimen de entrenamiento y el apoyo de patrocinadores le han permitido prepararse idealmente para el rally 2018, donde volverá a competir por el Black Forest Quad en su Yamaha.

 

«Quería participar en el Dakar el año pasado, pero los doctores me dijeron que esperara, así que dediqué tiempo a recuperarse de mi accidente en 2016. Siempre digo que el verdadero Dakar comienza cuando quieres parar. Cuando vi la ruta para 2018, desde Lima hasta Córdoba, donde nací, estaba absolutamente encantado. Mi primer Dakar en 2013 comenzó en Lima, y ​​Perú tiene paisajes increíbles. Solo tengo que estar en la línea de meta, porque el rally termina a unos 70 kilómetros de mi ciudad natal. Tengo muchos amigos y familiares que estarán allí «.

HI-RAIDSPORT es mucho más que un piloto y un copiloto a bordo de un Can Am X3 Turbo.

Detrás de nuestros resultados, disponemos de un gran equipo de asistencia en carrera formado por mecánicos, ingenieros, personal de apoyo, etc. Además de una agencia de marketing propia que nos ayuda a conseguir nuestros objetivos a nivel mediático y de imagen como equipo.

Gracias a toda esta gran familia, los resultados de HI-RAIDSPORT se consiguen más fácilmente